En la actualidad nuestra web no utiliza cookies para recoger información de las personas usuarias.
Si desea leer más sobre nuestra POLÍTICA DE COOKIES pulse aquí:
  Leer más      Si desea entrar en nuestra web, PULSE

¿Cuál es la calefacción más económica en 2021?

¿Cuál es la calefacción más económica en 2021?

El precio del gasóleo de calefacción se ha incrementado un 17% desde el pasado enero. El precio del gasóleo sufre importantes bajadas y subidas cada poco tiempo. A partir de la bajada al inicio de la pandemia, ya ha recuperado y subido un 57% en un año, y esta subida está provocando un aumento de confianza en la instalación de nuevos equipos de calefacción con biomasa.

Los instaladores están promocionando cada vez más la calefacción con biomasa porque sus clientes, los consumidores finales, valoran muy positivamente que el precio de la biomasa siempre es similar, que no están obligados a estar pendientes de las crisis ni de los mercados internacionales ante subidas del coste del gasóleo para poder hacer acopio.

En valores absolutos, el litro de gasoil de calefacción costaba en mayo del año pasado 0,46 euros el litro, este año está a 0,70 €, y hace dos años estaba a 0,81€ el litro de gasóleo de calefacción, mostrando alteraciones en el precio tremendamente especulativas en pocos meses. En los últimos años, el precio del gasóleo de calefacción ha estado por encima de un euro en varias ocasiones y otras tantas por debajo de medio euro.

Sin embargo, desde hace más 10 años que se analiza el precio del pellet en España, el precio de dos kilogramos de pellets que es el equivalente energético a un litro de gasóleo, ha oscilado entre 0,45€  y 0,50€.

El pellet es la opción más económica de calefacción para los consumidores.

Las familias y empresas que consumen gas natural para calefacción tampoco lo tienen muy bien, incluso antes de la escalada de precios de los combustibles fósiles, en el mes de diciembre del año pasado, una familia que usa pellets se ahorró un 50% frente a una familia que usa gas. La razón es que, según indica Eurostat, el precio final que han pagado los consumidores españoles de gas natural en diciembre del año pasado, incluyendo impuestos y costes fijos, ha sido de 11,8 céntimos de euro por kWh. Un coste real muy alto y en clara desventaja frente a 5,42 céntimos de euro que paga un consumidor final por kWh por el pellet entregado a domicilio.

Producto añadido para comparar.